KRISHNA

jueves, 27 de mayo de 2010

LA VERDAD



Al tratar de conocer la Verdad, la Suprema Felicidad, debemos
tener presente que no ha de ser por motivo de satisfaccion
personal, sino deseo de servir y ayudar. No habeis de creer que
el servicio de auxilio sean peculiares de las personas humildes,
apocadas y ordinarias, ni que para servir hallais que convertiros
en maquinas y obedecer ajenos mandatos. Al lograr la perfecta
Verdad, lograreis tambien la perfecta Felicidad, y servis porque
no podeis menos que servir. Tan solo podremos ver la Verdad,
tan solo podremos asimilar la Verdad y llegar a ser parte de la
Verdad si aprendemos a ser impersonales, en el sentido de que
perdamos nuestro yo inferior; nuestro personal y mezquino punto
de vista y nos identifiquemos con la Eterna Verdad. Desde luego
que todos tenemos que tener personalidad, y aunque nadie ha de
desechar su personalidad, no ha de ser personal. Cuanto mas
evolucionemos y mas cerca de la Verdad estemos, mayor sera
nuestra personalidad y mas semejante a una flor sera nuestra
Alma; pero cuanto mas personales seamos mas lejos nos
encontraremos de la Verdad.


Para alcanzar la actitud impersonal, lo primero que hemos de 
combatir es la satisfaccion egoista. Debemos revelarnos contra
la propia satisfaccion. Si tenemos exito en el mundo o 
conquistamos alguna distincion espiritual, experimentaremos al
propio tiempo la tendencia de satisfacernos con lo hecho y
gloriandonos de ello. Si persistimos en someternos a esta
satisfaccion no adelantaremos ni marcharemos hacia la meta.
No podremos acercarnos a la Verdad hasta que hayamos
aprendido a sobreponernos a las tristezas y alegrias. Sufriremos
si somos personales, si nos satisfacemos egoistamente, si nos
contentamos con nuestro yo inferior.


Pero mientras mantegamos constantemente la Vision ante
nosotros, mientras rasguemos el velo que nosotros mismos 
la cubrimos, nunca sera egoista nuestra satisfaccion.
   Sabemos que a la gente se le conoce en la cara el contento
de haber tenido exito en cosas pequeñas, como si hubieran
realizado alguna formidable azaña; y gradualmente esta
satisfaccion se extiende al alma, y el individuo se estanca.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada